Hace un Año…

23 06 2010

Es increíble lo mucho que puede suceder en tan solo un año, más cuando pareciera que el mundo corre cada vez más rápido y es imposible estar al tanto de todo lo que nos rodea. Hace casi un año comencé a escribir en este blog, que me ha brindado muchas más cosas de las que se podrían imaginar.

El año que corrió estuvo lleno de incertidumbre, de movimientos sociales, de elecciones en el distrito federal, de problemas financieros en la mayoría de las familias mexicanas, de muertes sin sentido a manos de sicarios y a manos de los que se supone deben protegernos. En un año, México se inundo, se incendió, se contaminó; se llenó de música con sus distintos festivales, se embriagó de color, de ritmo, de alegría. En un año, México cambió, evoluciono por un lado mientras involucionaba por otro. Cada día cumple casi al pie de la letra con la tesis de que nada se destruye, sólo se transforma. El Distrito Federal evoluciono y se vistió con los colores de la bandera del orgullo Gay, pues las primeras bodas civiles entre personas del mismo género se realizaron en territorio tenochca. México involuciono: el índice de decesos por muertes violentas aumento en el último año de manera alarmante.

Este año pinta para ser paradójico. Mientras la selección mexicana califico para ir al mundial, en Ciudad Juárez era azotada por una de las peores rachas de violencia que han sufrido sus habitantes. La semana pasada mientras el “tri” le ganaba a Francia dos goles a cero, a los padres de los pequeños muertos en el incendio de la guardería ABC, les comunicaban que como de costumbre, no habría culpables por la “tragedia”. ¿No deberían llamarlo negligencia y no tragedia? México evoluciona e involuciona a diestra y siniestra.

Por otro lado y de manera más frívola, este año que pasó me ha dejado cosas buenas y malas en el ámbito personal. Después de mucho esfuerzo al fin pude entrar a la universidad que deseo. Por otro lado, la paradoja se presenta también en mi vida: A pesar de que el único deporte que conocía era el levantamiento de tarro, conseguí trabajo en la Dirección de Deporte de la Delegación Azcapotzalco. Este año que ha pasado, pude al fin conseguir novio y después dejarlo en menos de 5 meses. No es que sea algo presumible, pero batí mi propio record. (Aquí va insertada una risotada sarcástica).

Este año que transcurrió, además de todo, pude al fin reencontrarme con Jonnathan y saludarlo en persona. Dejé de pelearme con algunas de las aplicaciones de mi computadora y del Internet, aunque la verdad me estoy peleando con otras como Facebook. Comencé a interesarme en la tecnología en otras áreas de la vida, el deporte incluido. ¿Sabían que los kilómetros, el tiempo, el número de participante y el record personal de los concursantes de los maratones y carreras atléticas ya se miden por medio de chips? Los jueces están a punto de ser obsoletos dentro de las competencias a nivel mundial, en una de esas ya no veremos a los jueces a lo largo del recorrido en las competencias olímpicas.

Se que para muchos de ustedes, si no es que para todos, es conocido el termino “Podcast”. Lo saco a tema por dos razones, la primera de ellas tiene que ver con el hecho de que estamos hablando de un nuevo medio masivo de comunicación que no se ve influenciado por las grandes mafias que controlan la información en México, la segunda razón se hace llamar Olallo Rubio. Apenas este año retomo la producción de su Podcast, que estaba off line desde hace dos años y medio. Me permito recomendárselos ampliamente, habla de todo un poco y suele crear ambientes de humor que permiten reflexionar sobre los temas que toca. Tal vez recuerden a Olallo Rubio por su participación en la estación de radio Radioactivo, que hace ya algunos ayeres dejo de transmitir. Si no cuentan con iTunes y les interesa escucharlo, pueden descargar sus podcasts desde las páginas: http://www.rockandroll.com.mx/ y en http://www.olallorubio.com.mx/

Cerramos este círculo del “hace un año” con lo último que aconteció en mi mundo: hace algunos días falleció el ilustre maestro Carlos Monsiváis. He de reconocer que a este gran genio lo descubrí hace apenas unos 7 u 8 años, sin embargo hizo vibrar mi mundo desde el momento en que leí el primer párrafo de “Por Mi Madre, Bohemios”. En gran medida mi decisión de tomar el rumbo de la crónica fue por el, escribo desde hace muchos años y no había tomado aún un camino definido, sin embargo al conocerlo fue como abrir las puertas de un mundo viejo pero a la vez totalmente excitante y aún sin descubrir. Definitivamente no sólo perdimos a un gran escritor, también perdimos a uno de los pocos hombres que siempre se atrevió a criticar tanto a la sociedad en general como a la sociedad política mexicana. Descanse en pas el Señor De Los Gatos, Carlos Monsiváis

Hace casi un año comencé a escribir en este blog de tecnología que me sacó de mi letargo literario. Hace mucho tiempo que no escribo nada aquí, pues el trabajo me ha absorbido todo mi tiempo libre, sin embargo me cambiaron de área en mi trabajo y ahora tengo mucho espacio libre en una oficina privada, asi que ya no tengo pretextos.

Quisiera, para terminar, extender una felicitación a tod@s l@s usuari@s de este blog, así como a quienes lo han mantenido a flote, pues la verdad es que son pocas las cosas que han valido la pena este año que transcurrió, y definitivamente este blog es una de ellas.








A %d blogueros les gusta esto: