El Príncipe Idiota – Dostoievsky. Opinión

16 08 2010

“El problema no es que se dé a conocer los asesinatos sino la perversión de las ideas, he conocido asesinos y cosas peores sin embargo aquellos sabían que son asesinos, no pensaban que eso era un derecho”

Con tal contestación Miuchkine, opinaba ante sus contertulios sobre los asesinos que existían en aquellos tiempos en la Rusia Zarista, en la que las ideas liberales comenzaban a surgir entre las sombras y la clase aristócrata criticaba que la servidumbre era quien hablaba por los liberales.

Al Príncipe,  se le tenía como a un idiota por ser un hombre que aparece en un círculo social ya establecido donde difícilmente alguien puede sobresalir por sus virtudes sin embargo Miuchkine, al mostrarse sin pretensiones logra cautivar dicho círculo. Las virtudes de las que aludo son la simple sinceridad, el escuchar y discernir.

No pocas veces los invitados intentaban burlarse del idiota poniéndolo a prueba sobre sus conocimientos los cuales siempre fueron consecuentes y humanos.

Tales respuestas a los cuestionantes les parecían fuera de lugar, ya que estaban acostumbrados a que los participantes reflejaran un conocimiento sobresaliente y pretensioso centrándose en el dinero. Al no ser así el Príncipe comenzó a ganar terreno en su confianza.

De tal forma en las tertulias ya no lo notaban, lograba mimetizarse entre los invitados quienes con muchos detalles fueron plasmados tanto psicológicamente como físicamente por el autor de una manera sobresaliente, demostrándonos que la sociedad alta de la Rusia Zarista se divertía haciendo menos al otro; como queda claro al trato hacia el Príncipe  o cuando se pretende quemar un sobre que contenía billetes y Gania debía tomarlo a pesar de quemarse las manos, para que se notara que es capaz de cualquier cosa por el dinero. Situación que ante todos los convidados causó revuelo porque al sentirse ofuscado y obligado por los demás a tomar el dinero desmayó.

Fedor Dostoievsky, El príncipe idiota.

Fedor Dostoievsky, El príncipe idiota.

Es así que Dostoievski, nos presenta una historia fantástica de un hombre que sufre lo mismo que él; epilepsia, cabe destacar que dicha enfermedad era reconocida por los romanos y los griegos como un símbolo de clarividencia o algo cercano a tal y ahora como lo muestra la obra es visto (ígnoramente) como una situación que lleva al idiotismo.

Quisiera hacer mención de cómo pueden cambiar los pensamientos de un tiempo al otro mientras los griegos y romanos los creían (a los epilépticos) como iluminados ahora (la Rusia Zarista) se les tiene como enfermos o débiles mentales, es fácil reconocer ante tal situación que se tiene una idea equivocada con tales personas ya que como se puede reconocer Dostoyevski fue un hombre sobresaliente en sus novelas y estudios sobre el hombre al grado que se le considera uno de los pioneros de la psicología gracias a sus atinadas reflexiones sobre el ser humano.

Tal situación nos lleva a reflexionar que la gente no necesariamente sabe de lo que habla y se tienen ciertas ideas conservadas que no deberían ser dejadas tan a la ligera ya que sí se tienen esas ideas sobre lo que va aconteciendo en la historia, el hombre no logrará ser mejor.

Por último, quisiera manifestar mi reconocimiento al escritor de podernos presentar como se movían las altas esferas de la Rusia Zarista, la cual a pesar de jactarse de “altamente educada” y tener el tiempo para ello, siguen teniendo los mismos problemas de aceptación como los que tiene cualquier otro ser humano con menos educación y sin jactarse. Además se refleja que la locura o idiotismo es una línea imaginaria que dependiendo con quien se está es cuánta se tiene o se carece.





Puedo escribir los versos más tristes ésta noche.

21 06 2010

Con tristeza y frustración, hoy 18 de junio, recibí la noticia de que el escritor Portugués, José Saramago falleció, se fue en su balsa de piedra. Lumbrera literaria que la naturaleza dotó de un espíritu excepcional, incansable e inexorable, a quien no se limitó en otorgarle esas virtudes que no envidia la gente y en el fondo, admira en silencio.

Sus ensayos sobre defensa al humanismo e ideas penetrantes, alcanzaron categorías y contextos que podían suscitarse en cualquier lugar y época de la Historia del hombre, gracias a su obra, su fama pervivirá. Aunque sus detractores, como Caín, lo han querido disminuir, ellos también deben reconocer, que las opiniones vertidas, por éste honorable aristócrata espiritual, eran (parafraseando a Jaime Sabines) como las de una lámpara de inagotable aceite: cada vez que hablaba o difundía su pensamiento, más de uno iluminaba su paradigma.

Afortunadamente para todos, tuvo lucidez porfiada, quiso defender a la sociedad, creyó en ella; intentó transformar esa masa amorfa, como haría un alfarero en una caverna. No se conformó con sólo observar el contexto o mezquindades, como hacerse de riquezas, honores y fama, a través del conocimiento adquirido con los libros; como sí ha sucedido a otros intelectuales “orgánicos”, que llegado el momento, la utilizan para proteger a aquellos que los han llevado a donde están y que antes criticaban.

José Saramago

El Premio Nobel de literatura de 1998,  no tuvo ceguera jamás, lucho por sus ideales y los tuvo muy claros, es un ejemplo de vida, utilizando su cerebro, llegó hasta lo más alto, se iba levantando del suelo, siendo un hombre de escasos recursos; hijo de un carpintero,  logró salir adelante con su fe en lo que más quería, la Literatura: herramienta fundamental con la cual puede conocerse la conducta del ser humano a priori.

Finalmente, quisiera mencionar, que no podemos pretender que sus familiares actúen como él, que sean su hombre duplicado, ni endilgarles eclipsar a su predecesor, porque espíritus tan grandes, no se dan por herencia genética, sino por una suerte de azar que sólo la naturaleza puede conferir. Para los que por privilegio pudimos leerlo, escuchar sus opiniones y alimentar el espíritu con sus críticas incansables desde Lanzarote, sabemos perfectamente que con todos los nombres de sus libros, lega un conocimiento superlativamente amplio que objetivamente hablando, rebasará ésta civilización.

¡Honor a quien Honor merece, descanse en paz maestro, logró su cometido!





Joyce entra al debate

17 04 2010

Hace algunos días terminé de leer un libro que resultó ser interesantísimo, su nombre, Retrato de un Artista Adolescente, del escritor irlandés, James Joyce.

Obra escrita en tercera persona, en donde el protagonista Stephen, va descubriendo o dando a la luz sus pensamientos y de lo que le sucede en la escuela, su casa y amigos, entre otros.

En este texto, yo estaba interesado en conocer el carácter formativo, por lo que es conocida dicha obra, dirigida básicamente hacia los jóvenes, por narrar diferentes conflictos existenciales de esa edad, que presenta tantos cambios en la vida del hombre.

Además de lo anterior, encontré dos temas formidablemente bien narrados, primero, expone las dos partes, entre el bien y el mal, para hacerse padre de la iglesia católica y segundo, una explicación sobre la estética, la cual me pareció excelente y en pocas líneas entendible.

Portada de la primera edición en inglés de Retrato del artista adolescente.

Retrato de un artista adolescente, es un libro, recomendable a todas aquellas personas que estén buscando leer monólogos inteligentes, sobre la decisión entre el mundo teológico y el existencial, además de que con las descripciones parece que los personajes en sus distintos ámbitos, se salieran del texto.

Finalmente, sólo me resta mencionar que este libro, puede unirse al debate actual sobre las acusaciones de pederastia por parte de la iglesia católica, en el cual podemos observar lo que tiene que dejar y lo que le puede pasar por la cabeza a un joven, que tiene que dejar su vida y sumirse en un mundo de dogmas, quizá así podamos entender mejor las razones por las cuales algunos “padres” actúan con ese desdén hacia los niños que dejan en sus manos.

A continuación transcribo un fragmento:

“… le humillaba y la avergonzaba el pensar que no se vería libre enteramente de él jamás (pecado), por muy santamente que viviese, por muchas virtudes y perfecciones que llegase a alcanzar. Siempre existiría en su alma un inquieto sentimiento de culpa; se arrepentiría, se confesaría, sería absuelto, se volvería a arrepentir, a confesar, le volverían a absolver: todo inútil…”





Derecho a la información; Un beneficio Neoliberal

30 03 2010

La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, en su artículo diecinueve,  manifiesta el Derecho del  Hombre a la información y a recibirla, esto significa que el ser humano, sólo por existir, después de pensar, puede comunicar ese pensamiento a otros hombres, a través de las distintas manifestaciones, como son las letras, música, pintura, cine, escultura, danza, etc., así mismo derecho a poder recibirla, es decir a retroalimentarse.
Por nuestra parte, el mexicano, no lee libros ni periódicos, prefiere, si bien nos va, escribirlos, como si fuese una cuestión de forma, de sólo escupir o vomitar información sin un fondo ni sustancia, algo así como las mentiras.
Considero, que el oficio o acto de escribir o manifestar, no es una cuestión meramente mecánica, sino de comunicación entre los individuos, la cual hace que las ideas sean perennes, se perpetúen en una sociedad, entre otros beneficios.
Regresando al tema de los Derechos humanos y el mexicano, por el hecho de no leer periódicos ni libros, incluyendo a nuestra clase ilustrada: a los universitarios, se puede concluir que no ejercemos, plenamente, nuestros derechos, consagrados en los Derechos Universales del Hombre.
Lo  delicado del asunto,  radica en que si no practicamos el Derecho a leer, ¿cómo pretendemos poder gozar de los demás si no los conocemos?, y peor aun, considerar justas las obligaciones que  se nos exigen como usuarios de los Derechos, como diría algún filósofo, somos hombres de tercer mundo con obligaciones de primero.
Cabe recordar, que al pagar nuestros impuestos, estamos contribuyendo, queramos o no, al sistema actual, es decir al neoliberalismo, donde también tenemos el derecho a conocer todo lo que se vaya inventando, creando o conociendo, para vivir mejor, pero si no nos informamos, si esperamos a que nos lo diga el noticiario nocturno triple A, no estaremos recibiendo las “mieles” de lo que estamos pagando/creando independientemente de nuestra voluntad.
Mucha de la información, que se incluye en los periódicos, es de índole política, por tanto se me tildará de no reconocer que todo está mal y que no hay más allá de importancia, sin embargo ya por el solo hecho de sentarse a leer, es darnos un espacio a nosotros mismos de reflexión sobre lo que sucede al rededor, no sólo del corto alcance, de lo que nuestros ojos alcanzan, veremos, con una buena elección periodística, más allá de nosotros mismos, quizá nos identifiquemos con esas ideas y pensamientos, lo que hará que no nos sintamos más solos que de costumbre, nos hará sentir en sociedad.
Finalmente, en el fondo de los textos, la información tiene como característica el movimiento político, genera actividad social, lo cual con su crítica constante, deviene en una perfección comunitaria, cabe recordar que en la vida nada está escrito, no se puede saber con exactitud lo que va a suceder, cualquier cosa puede pasar, es de nosotros hacer una sociedad más ilustrada,  algo que en el fondo a nuestra civilización le ha faltado.





Una función de las catástrofes

16 03 2010

En la actualidad, contemplamos de cerca los cambios climáticos gracias a los medios de comunicación masiva, incluso no sólo los miramos, sino ya es posible prever algunas de sus consecuencias con algo de anticipación, como duración, fuerza, tamaño, etc., en virtud al desarrollo de la ciencia moderna.

Estas observaciones, nos ofrecen la perspectiva de la temperatura en todo el mundo y sus graves consecuencias, como lo sucedido con el Huracán Katrina en Nuevo Orleans, o el sismo que dejó doscientos mil muertos en Haití y la ciudad desecha y en el caos, que sólo la novela de José Saramago, El Ensayo sobre la Ceguera podría describir claramente, o lo sucedido en Chile, donde ya suman más de 450 muertos, aunque las cifras hayan sido disminuidas por el Gobierno de un día a otro, sin justificación alguna.

Aquí en México, por las lluvias de febrero, se desbordó una presa; inundando algunas colonias, en el Estado de México, en particular en Chalco y otra, en el Distrito federal, en la colonia el Arenal.

La respuesta de las autoridades a éste hecho, fue inmediata, pronto los medios de comunicación nos mostraron a los gobernantes, tanto del Estado de México como del Distrito Federal, sacándose fotos y prometiendo cambios y seguridad a los afectados.

Por lo antes expuesto, es importante seguir los acontecimientos de estos últimos hechos narrados, y saber cómo solucionan los respectivos gobernantes,(ambos presidenciables para el 2012) e ir haciéndonos una idea general sobre estos, de tal forma podremos ir definiendo nuestro voto, de hacerlo respaldará nuestra decisión como sociedad, en algo que ninguna nación está exenta de sufrir: desastres naturales.

De su proceder para solucionar las contingencias, es el modo en que los ciudadanos podremos darnos cuenta de la personalidad y gobernabilidad; en pocas palabras, de lo que están hechos quienes tienen el Poder, si pueden responder a las necesidades de la sociedad, como dicen por ahí: “en actos públicos se notan los actos privados”.

Para concluir, sobra decir que con base en estos, desafortunados, hechos y resultados, no con discursos de campaña, veremos a escala, lo que harían dichos mandatarios llegado el momento (ojalá nunca pase), y es que en situaciones tan difíciles, es cuando como población quedaremos muy arrepentidos de no haber hecho ni dicho nada, porque necesitaremos resultados inmediatos, buscaremos culpables; los cuales por supuesto nunca aparecerán. Entonces ahora que no se diga, que no tuvimos la oportunidad de elegir a nuestros representantes, ni quién nos ayudara a observar.

Alejandro Quiñones Salazar





Haití como voluntad y representación del hombre

25 01 2010

Hace algunos días, tuve la suerte de disfrutar de una investigación psicológica, que data de 1968, la cual reflexiona sobre la Agresividad del hombre, cuyo autor es el Psiquiatra Anthony Storr, quien con un lenguaje muy claro y no muy técnico, describe la Agresividad, desde su origen como instinto del hombre, hasta sus patologías, en conclusión, ésta se puede entender, como la manifestación o respuesta del hombre hacia su contexto.

En ella, el investigador, entre otras conclusiones, manifiesta que la agresividad como tal, no es dañina o peligrosa, más bien lo es su consecuencia: la violencia; la cual se produce por frustración de todo aquello que no se puede ejecutar, ya sea por miedo o por alguna condición subjetiva.

Además señala, con crudeza y realismo, que las guerras entre los hombres, como consecuencia de la violencia, nunca se erradicarán, salvo en contadas ocasiones. Una de ellas, manifiesta el autor, es una crisis de carácter mundial, donde todos se vieran amenazados por un ataque de seres de otro planeta; en el cual, los permanentes enemigos del planeta tierra, se unirían por única ocasión para salvar al mundo de esa amenaza; una vez alcanzado el objetivo, volverían a verse como enemigos.

Lo anterior sale a colación, debido a la tragedia sucedida en Haití, donde el día  12 de enero, un sismo de siete grados en la escala de Richter, devastó a casi todo Puerto Príncipe,  dejando un saldo, según los medios informativos, hasta ahora (18 de enero), de cien mil muertos; la cruzada de salvación ha alcanzado efectos mundiales.

Lo que llama la atención, es que se confirma lo que dice el autor en su investigación, en el sentido de que el hombre se une cuando hay tragedias o amenazas comunes. No hay que olvidar que la naturaleza es y seguirá siendo una grave amenaza para el hombre; siendo ésta indiferente a nuestros objetivos y es de ella de quien primordialmente nos hemos cuidado por su carácter devastador: terremotos, fuego, frío, vientos, etc.

Decía que sale a colación, la catástrofe con la investigación, porque trascendió en los medios, que el día 16 y 17 de enero, el Gobierno cubano, permitió que aviones norteamericanos (sus principales enemigos) sobrevuelen su territorio, incluso utilicen su infraestructura médica, para ayudar a los damnificados haitianos. Situación por demás extraordinaria, debido a los problemas que en  la Historia reciente han tenido, entre otros, la crisis de los misiles, el embargo económico, el ataque de Bahía de cochinos, crímenes a espías, etc.

Después del paralelismo encontrado, me quedan dos interrogantes al respecto:
¿Por qué, si ya se conoce tan bien a los seres humanos, a través de investigaciones, como quedó de manifiesto, en lugar de estar mejorando armas nucleares, no se perfecciona así mismo uniéndose  y ayudándose, sin necesidad de una amenaza para todos con el fin de una mejor convivencia?
Y, ¿por qué esperar a situaciones adversas para unirnos como planeta, no sería mejor unirnos desde antes, para erradicar los problemas previniéndolos, como la pobreza o la falta de infraestructura económica de países extremadamente pobres; que por ende es una de las causas que hace que sus construcciones se caigan fácilmente?

Alejandro Quiñones Salazar





¿Los gays adoptarán?

25 01 2010

A finales del mes de diciembre del 2009, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), realizó una propuesta, para que los homosexuales se puedan casar y adoptar.

En ésta entrega, quisiera reflexionar acerca de las adopciones de los homosexuales (gays). Antes que nada, quisiera mencionar, que es un tema muy polémico, sin embargo hay que tener una idea propia sobre las cosas, así que la mía es, en general, que si pueden adoptar.

La ley, a todo ciudadano mexicano, le proporciona el derecho, a través de la Constitución; en su artículo primero menciona que los mexicanos cuentan con las garantías que de ella emanan, y mientras exista una pareja tradicional que pueda adoptar, cualquier otra pareja, apegada a derecho, también lo podrá hacer, en caso contrario, sería discriminación, lo que conculcaría el mismo artículo, donde se especifica que está prohibida la discriminación.

Sociológicamente hablando, pienso que podría resultar benéfico para algunos niños huérfanos, en el sentido de que, en lugar de ser criados en un orfanato, tendrán la posibilidad de crecer en una familia, aunque diferente, acceder a una educación y con lo más importante: (necesidad de tenerlos) amor, sentimiento al que quizá no hubieran alcanzado nunca por su misma condición de huérfanos. En este caso, la vida les proporciona otra oportunidad, es decir de que si hay alguna pareja que cumpla con los requisitos que la ley pide, accedan a una mejor vida.

Sin embargo, a mi parecer, tal decisión generará que los gays, continúen desarrollando su propia sociedad e instituciones, pues al verse señalados o apartados por la discriminación social, que seguro sufrirán por su misma condición de diferentes, ante una sociedad tradicionalista y conservadora como la nuestra, seguramente, decidirán crear sus propias escuelas, para llevar a sus hijos adoptados, así como lo han hecho con sus centros recreativos, como bares y discotecas.

En conclusión, darle a los gays el poder de adoptar, parece ser una medida del Gobierno capitalino, para desarrollar y abrir una comunidad que hasta ahora estaba escondida en nuestra sociedad o por lo menos decir que aquí están, son seres humanos y merecen ser respetados.

Alejandro Quiñones Salazar





Nacionalismo pirata

15 12 2009

El nacionalismo, de acuerdo a la Real Academia Española, es el apego de los naturales de una nación a ella y a cuanto le pertenece. La anterior definición podemos entenderla, como un sentimiento de amor, a todo aquello que nos rodea: familiares, amigos, símbolos etc.

De tal forma, muchas veces ese amor que se tiene llega a ser desenfrenado, incluso por las causas perdidas, esa distanciación de lo objetivo, esa esperanza, que tenemos los habitantes de los países subdesarrollados, esa enfermedad de identificarnos con las causas perdidas, parece ya un motor de vida, una necedad.

El nacionalismo, como Principio, ha causado muchos estragos a la civilización moderna, para prueba el nazismo, el cual creyó en la raza pura y elegida capaz de guiar al hombre hacia el super hombre, logrando muerte y destrucción, incluso de sí misma. Por tal motivo, podemos reconocer al patriotismo a ultranza, como un patrioterismo, una ideología autodestructiva para el ser humano.

Por otra parte, existe lo sucedido con nuestros congéneres mexicanos, que más bien parece un patriotismo degenerado, una suerte de cuento inventado por la publicidad que nos hace creer que solo existe esa forma de ser nacionalista, como el ir al Ángel de la independencia y gritar hasta desgañitarse, celebrando la gloria del equipo o abarrotar el estadio Azteca cuando juega la selección, aunque tenga actuaciones bochornosas a precios exorbitantes.

Eso nos han dicho que es el nacionalismo, no es de ninguna forma, el cuidado de los adultos mayores, de nuestra economía, de nuestras instituciones, de lo que pasa en la política; nos han borrado, a toda esta generación todo sentido crítico.

Esa tergiversación del patriotismo/nacionalismo, se ha vuelto una farsa que nos empuja a la risa conformista de nuestro propio colmo, de nuestra sublime ignorancia, convirtiéndonos en un espectáculo del peor es nada, del fracaso masivo, debido al desconocimiento de lo que nos rodea, transformándonos en autómatas del festejo y la gloria.

Nos hemos conformado con lo que los medios masivos nos han puesto a la mesa, por creer que es gratis, creándonos héroes al vapor que viven y mueren, solo en la pantalla de televisión y sin siquera cuestionarlo. Hay pocas cosas de las cuales como país podemos jactarnos, debido a que somos un país conquistado, sin embargo algo como nación independiente, que nos queda, es el sentido crítico de las cosas, aquello que nos permite darnos cuenta que no somos una cultura plástica como la que actualmente nos domina, somos un país que tiene echadas raíces en buena parte de nuestro continente.

Lo anterior, no significa que debamos ser amantes de lo que fue México, que no es poco, o solo de lo que se hace aquí, al contrario, eso ha perjudicado a nuestra nación; el no voltear a ver qué se está gestando en otros países, en otras culturas. Antes, en la época cardenista, teníamos a toda esa generación de artistas e intelectuales, venidos de España que nos ayudaron a crear un mexicano, el cual era nuestro ideal a seguir, nos crearon un hombre, una identidad, un orgullo, a través del humanismo, ahora ya no están y para colmo, tenemos a la globalización encima de nosotros, la cual dicta qué debemos pensar, festejar y querer.

Seamos más auténticos, más críticos sobre lo que nos haga sentir orgullo como mexicanos, regresémonos, si es posible, a lo hecho y dicho por José Vasconcelos, Salvador Novo, José Juan Tablada, Octavio Paz, José Gaos etc., no nos conformemos con ganar en el futbol y creer que eso nos hace mejores a otros como nación, quizá volviéndonos más exigentes, encontremos como sociedad, la llave que nos ayude a vivir mejor y a darnos cuenta en qué país vivimos y así mejorarlo.

Alejandro Quiñones Salazar





La responsabilidad de los atributos

9 12 2009

Atributo, de acuerdo al diccionario significa las cualidades o propiedades de un ser. Características únicas del ser humano que nos hacen diferentes a los demás, yo sumaría que de alguna manera, también estos, nos hacen superiores o inferiores a otros en determinadas tareas, como en lo físico o en lo intelectual. Sobre este tema algunos pensadores, han asegurado que todos los seres humanos tenemos un atributo y que debemos mostrarlo a la sociedad.

Tal o tales atributos, considero, nos van moldeando como personas, nos van desarrollando actitudes ante nuestra comunidad y el contexto en general, nos dan una base con qué sobrevivir o un criterio con el cual discernir.

Lo anterior, nos hace ver que cada uno de nosotros tenemos la necesidad de conocernos a nosotros mismos, con el fin de identificar esos atributos, incluso antes que otros los vean en uno, debido a que puede ser peligroso, en el sentido de ser explotado o engañado.

¿A qué me refiero con lo anterior?, Principalmente considero, que el problema viene cuando uno no controla esos atributos y otros si, como si fueran de ellos, como ejemplo puedo mencionar, ser boxeador y ganar muy poco dinero, ser estrella de futbol y que el representante gane más, pintar hermosos cuadros y vivir peor que el vendedor, etc., con lo cual los manejadores se harán ricos a expensas de los atributos e ignorancia de uno.

Por lo antes expuesto, hay que estar preparado para manejar nuestros atributos y explotarlos uno mismo, lo cual también tiene su riesgo, sería muy inocente no señalarlos: el manejo de nuestros atributos, nos puede llevar al éxito o al fracaso. Además de que el éxito, nos puede conducir a la infelicidad, si uno no se encuentra listo para ello.

En consecuencia, la ignorancia de los propios atributos, no estar listo para el fracaso o al éxito, nos pueden llevar al mismo lugar: a la derrota, de tal forma, parece que el hombre, a pesar de tener atributos tiene más facilidad al fracaso que al éxito. Entonces ¿cómo lograr la felicidad con mayor seguridad?, ¿Qué hace una persona para lograr el éxito y establecerse ahí?

El éxito no es una receta de cocina o una pieza de quita y pon, más bien, es constancia, disciplina; eduquémonos, informémonos, conozcámonos a nosotros mismos, para crear y lograr nuestras propias metas de vida, preparémonos para el éxito, el fracaso y por qué no, para aquellas circunstancias que llegan sin avisarnos.

Alejandro Quiñonez Salazar





Condición de extranjero

1 12 2009

Es una sensación de no pertenecer a donde se vive, no identificarse con el otro que camina o se encuentra de frente, con quien es distinto el habla, el tono de voz, los comentarios, las reacciones, los sentimientos, en general, la educación, como haber sido instruido en otro país, otra lengua, con otros eventos, noticias y ejemplos.

Tal sensación, la han descrito algunos pensadores como Mario Benedetti, León Trotsky, Luis Buñuel, entre otros, quienes la han experimentado y plasmado en sus obras, forzados por el exilio.

Históricamente, el exilio ha sido uno de los castigos más drásticos, para aquellos que no han sido partidarios de un régimen político determinado, para quienes por su forma de pensar eran expulsados de la comunidad a la que pertenecían, con el fin de no “contaminar” a los demás con sus ideas explosivas y revolucionarias, arrancándolos de sus familiares, amigos, patria, es decir todo aquello por lo cual investigan, se perfeccionan,  lo que les brinda inspiración a su crítica.

El filósofo argelino, Albert Camus, expresa de manera fenomenal ese flujo de conciencia (sentir interno) del hombre al saberse extranjero (del mundo), en su libro así llamado (El Extranjero), condición que de cualquiera que razone, cuestione, interrogue o no piense como dicta el paradigma, puede desequilibrarse recurriendo incluso al homicidio indolente.

Como la obra arriba citada, así mismo, se han dejado reflexiones sublimes para el mundo del arte, como lo filmado por el cineasta Luis Buñuel, quien vino a México, exiliado por Franco, e hizo películas formidables como los Olvidados, donde describe a una sociedad mexicana indolente, de clase baja, sin principios, observando tan de cerca la sociedad, como si hubiera vivido ahí desde su infancia, sin embargo, como él comenta al inicio del filme, no deja de ser una reflexión de lo que sucede en toda gran ciudad, es decir pudo haber acaecido en París, Nueva York, etc.

Por lo arriba citado, no nos queda menos que reconocer, que hasta en los momentos difíciles, el ser humano no ha dejado de pensar y plasmar obras valiosas que reflejen su estado de ánimo, incluso en los peores momentos, adaptándose a lo que el medio le impone y lo más importante luchando por sus propios ideales.

A la filosofía occidental, se le ha tachado que sus ideales y pensamientos no cuadran con los actos, se tiene mucha razón, no obstante hay que admitir el valor que tiene la teoría como guía de lo que se debe hacer y que sin ésta, no se podría llegar a ningún lugar o tener un modelo (utopía o esperanza).

En estos tiempos de crisis económica y social, donde encontramos en la calle la lucha de egoísmos del ser humano en cada esquina, donde más de uno se siente extranjero, cabe reiterarles no perder la esperanza de un país mejor, soñemos, no dejemos de realizar críticas que sirvan como guía de nuestras metas de vida, valoremos a la mente como un ente superior, capaz de realizar cualquier cosa que se proponga nuestra voluntad, incluso ser felices.

Finalizo ésta reflexión, trayendo a colación una de las frases de Mario Benedetti y con la cual fue rememorado el día de su sepelio: “…cómo voy a creer que el hombre se quedó sin sueños, cómo voy a creer que el mundo se quedó sin utopías”.

Alejandro Quiñones Salazar








A %d blogueros les gusta esto: