Haití como voluntad y representación del hombre

25 01 2010

Hace algunos días, tuve la suerte de disfrutar de una investigación psicológica, que data de 1968, la cual reflexiona sobre la Agresividad del hombre, cuyo autor es el Psiquiatra Anthony Storr, quien con un lenguaje muy claro y no muy técnico, describe la Agresividad, desde su origen como instinto del hombre, hasta sus patologías, en conclusión, ésta se puede entender, como la manifestación o respuesta del hombre hacia su contexto.

En ella, el investigador, entre otras conclusiones, manifiesta que la agresividad como tal, no es dañina o peligrosa, más bien lo es su consecuencia: la violencia; la cual se produce por frustración de todo aquello que no se puede ejecutar, ya sea por miedo o por alguna condición subjetiva.

Además señala, con crudeza y realismo, que las guerras entre los hombres, como consecuencia de la violencia, nunca se erradicarán, salvo en contadas ocasiones. Una de ellas, manifiesta el autor, es una crisis de carácter mundial, donde todos se vieran amenazados por un ataque de seres de otro planeta; en el cual, los permanentes enemigos del planeta tierra, se unirían por única ocasión para salvar al mundo de esa amenaza; una vez alcanzado el objetivo, volverían a verse como enemigos.

Lo anterior sale a colación, debido a la tragedia sucedida en Haití, donde el día  12 de enero, un sismo de siete grados en la escala de Richter, devastó a casi todo Puerto Príncipe,  dejando un saldo, según los medios informativos, hasta ahora (18 de enero), de cien mil muertos; la cruzada de salvación ha alcanzado efectos mundiales.

Lo que llama la atención, es que se confirma lo que dice el autor en su investigación, en el sentido de que el hombre se une cuando hay tragedias o amenazas comunes. No hay que olvidar que la naturaleza es y seguirá siendo una grave amenaza para el hombre; siendo ésta indiferente a nuestros objetivos y es de ella de quien primordialmente nos hemos cuidado por su carácter devastador: terremotos, fuego, frío, vientos, etc.

Decía que sale a colación, la catástrofe con la investigación, porque trascendió en los medios, que el día 16 y 17 de enero, el Gobierno cubano, permitió que aviones norteamericanos (sus principales enemigos) sobrevuelen su territorio, incluso utilicen su infraestructura médica, para ayudar a los damnificados haitianos. Situación por demás extraordinaria, debido a los problemas que en  la Historia reciente han tenido, entre otros, la crisis de los misiles, el embargo económico, el ataque de Bahía de cochinos, crímenes a espías, etc.

Después del paralelismo encontrado, me quedan dos interrogantes al respecto:
¿Por qué, si ya se conoce tan bien a los seres humanos, a través de investigaciones, como quedó de manifiesto, en lugar de estar mejorando armas nucleares, no se perfecciona así mismo uniéndose  y ayudándose, sin necesidad de una amenaza para todos con el fin de una mejor convivencia?
Y, ¿por qué esperar a situaciones adversas para unirnos como planeta, no sería mejor unirnos desde antes, para erradicar los problemas previniéndolos, como la pobreza o la falta de infraestructura económica de países extremadamente pobres; que por ende es una de las causas que hace que sus construcciones se caigan fácilmente?

Alejandro Quiñones Salazar





¿Los gays adoptarán?

25 01 2010

A finales del mes de diciembre del 2009, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), realizó una propuesta, para que los homosexuales se puedan casar y adoptar.

En ésta entrega, quisiera reflexionar acerca de las adopciones de los homosexuales (gays). Antes que nada, quisiera mencionar, que es un tema muy polémico, sin embargo hay que tener una idea propia sobre las cosas, así que la mía es, en general, que si pueden adoptar.

La ley, a todo ciudadano mexicano, le proporciona el derecho, a través de la Constitución; en su artículo primero menciona que los mexicanos cuentan con las garantías que de ella emanan, y mientras exista una pareja tradicional que pueda adoptar, cualquier otra pareja, apegada a derecho, también lo podrá hacer, en caso contrario, sería discriminación, lo que conculcaría el mismo artículo, donde se especifica que está prohibida la discriminación.

Sociológicamente hablando, pienso que podría resultar benéfico para algunos niños huérfanos, en el sentido de que, en lugar de ser criados en un orfanato, tendrán la posibilidad de crecer en una familia, aunque diferente, acceder a una educación y con lo más importante: (necesidad de tenerlos) amor, sentimiento al que quizá no hubieran alcanzado nunca por su misma condición de huérfanos. En este caso, la vida les proporciona otra oportunidad, es decir de que si hay alguna pareja que cumpla con los requisitos que la ley pide, accedan a una mejor vida.

Sin embargo, a mi parecer, tal decisión generará que los gays, continúen desarrollando su propia sociedad e instituciones, pues al verse señalados o apartados por la discriminación social, que seguro sufrirán por su misma condición de diferentes, ante una sociedad tradicionalista y conservadora como la nuestra, seguramente, decidirán crear sus propias escuelas, para llevar a sus hijos adoptados, así como lo han hecho con sus centros recreativos, como bares y discotecas.

En conclusión, darle a los gays el poder de adoptar, parece ser una medida del Gobierno capitalino, para desarrollar y abrir una comunidad que hasta ahora estaba escondida en nuestra sociedad o por lo menos decir que aquí están, son seres humanos y merecen ser respetados.

Alejandro Quiñones Salazar








A %d blogueros les gusta esto: